Síguenos

martes, 18 de febrero de 2014

ARGENTINA CON MADURO Y EL PUEBLO VENEZOLANO: ¡CONTRA EL FASCISMO!

 
Colectivos argentinos respaldaron al pueblo bolivariano en su lucha contra el fascismo.
 
Cientos de manifestantes pertenecientes a organizaciones populares de Argentina se concentraron este viernes frente a la sede de la Embajada bolivariana en Argentina para entregar un manifiesto solidario con el gobierno y el pueblo de Venezuela agredido por el fascismo. El texto estaba acompañado de miles de firmas individuales y de organizaciones sociales, estudiantiles, sindicales y políticas.
Durante varias horas los militantes hicieron sonar sus bombos y cantaron consignas contra el fascismo, el imperialismo yanqui y a favor del presidente Nicolás Maduro y la Revolución Socialista venezolana. 
 
En un momento de la concentración, el periodista Carlos Aznárez (en nombre de todas las organizaciones firmantes)  leyó  el manifiesto titulado "Frente a la escalada fascista contra Venezuela Bolivariana: Pueblo movilizado y urgente solidaridad internacionalista" . TEXTO COMPLETO Y LISTADO DE FIRMAS DE ARGENTINA Y EL MUNDO  http://www.resumenlatinoamericano.org/?p=2262
 
Una vez concluida la lectura, el documento fue entregado al Ministro Consejero de la Embajada, Juan José Valero, quien hizo uso de la palabra manifestando  el agradecimiento del pueblo y gobierno venezolano con las muestras de apoyo y compromiso militante del pueblo argentino. Destacó que la Revolución está firme en su batalla contra el fascismo y que el proceso iniciado por el Comandante Supremo Hugo Chávez no tiene retorno. "Estamos rodilla en tierra para defender todas nuestras conquistas", aseveró.

Escuálidos protegidos por la policía y los medios
 
Mientras los manifestantes que apoyaban al chavismo decidieron permanecer en el lugar custodiando la embajada y manifestando, con cánticos y música su solidaridad militante, a cien metros de allí se concentró un reducidísimo número de escuálidos fascistas gritando consignas contra la Revolución y el presidente Maduro. Junto a estos había varios militantes del PRO y un importante número de "periodistas", todos ellos a sueldo de las corporaciones mediáticas que se caracterizan por mentir habitualmente sobre la realidad venezolana. Arropados por estos medios, los escuálidos se "encadenaron" (con una cadena finísima con la que generalmente se ata a los perros) y fingían ser "represaliados" o "sufrientes" de la "dictadura chavista". La escena no podía ser más patética: jóvenes atildados, blanquitos, muy bien vestidos queriendo pasar por "perseguidos", mientras los flashes de los fotógrafos y las cámaras televisivas los filmaban en su "sufrimiento".
Pero lo peor no fue eso, sino que delante de ellos, protegiéndolos descaradamente, se montó un impresionante y muy numeroso operativo policial (guardia de infantería en pie de guerra, otros uniformados con perros, camiones hidrantes, policías filmando a los manifestantes que apoyaban al chavismo y otras vituallas represivas). La pregunta del millón es: ¿contra quien pensaban guerrear estos federales, que para colmo habían sido convocados por la Embajada para evitar que los escuálidos generaran incidentes como ya habían amenazado?
 
La respuesta se vio en el propio terreno. La policía había establecido de antemano que su "enemigo" no eran precisamente los que vivaban a los que en Venezuela habían asesinado al militante chavista Juancho Montoya, sino precisamente las organizaciones populares que pacíficamente mostraban su apoyo a la Revolución Bolivariana.
 
Esto se vio muy claramente cuando la histeria escuálida abucheó el himno nacional argentino y prorrumpieron en gritos similares a los escuchados en Caracas por los fascistas ligados a Leopoldo López: "Ya va caer, este gobierno va a caer". Desde el otro lado de la valla, cientos de manifestantes les contestaron con el conocido " Che gorila, che gorila, no lo repito más, si lo tocan a Maduro, qué kilombo se va a armar" y el "Alerta que camina la espada de Bolívar por América Latina".
 
Lo cierto es que el duelo verbal duró un par de horas y que durante el mismo la militancia chavista soportó una permanente provocación policial, consistente en plantar a la guardia de infanteria, escudo en mano y gestos de "querer entrar en acción", y a la división de la fuerza a cargo de los perros, jugando un papel similar. 
 
Finalmente los escuálidos desertaron y los militantes populares que apoyan a la Revolución Bolivariana permanecieron frente a la Embajada un tiempo más, redoblando sus consignas de "Patria sí, Colonia no", suscribiendo en la calle lo que antes habian firmado en el manifiesto: "Al fascismo se lo derrota con el pueblo movilizado".
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario